Y Morena arrasó…

Las cartas de Morena estuvieron echadas desde hace varias semanas. El PAN, el PRI y el resto de los partidos, no pudieron más que ver el poder del efecto AMLO.
Por: Guillermo Castillo
Dicen que la tercera, es la vencida y Andrés Manuel López Obrador es el vivo ejemplo de que sí.
Debió pasar un proceso de 18 años, crear un partido político, hacerlo crecer, tener tres candidaturas presidenciales y enfrentar a todas las maquinarias posibles, para que al final, de manera indiscutible, la voluntad popular lo convirtiera en el nuevo presidente de México.
Ante una participación histórica de los electores, el PAN, el PRI, sus respectivos aliados y el independiente no pudieron hacer nada, más que ver cómo la ola AMLO-Morena arrasaba con prácticamente todo lo que se ponía en su camino, como las encuestas y los analistas pronosticaban desde hace varias semanas.
El llamado del tabasqueño, por votar 6 de 6 también tuvo su efecto y al menos en Puebla, ha provocado prácticamente un “carro completo” en los espacios federales, donde sólo una diputada federal del malogrado frente PAN-PRD-MC consiguió un triunfo por menos de un punto porcentual, según los registros del PREP.
Hoy, los mexicanos afines a López Obrador festejan la victoria de la democracia, el respeto al voto. Sienten esperanza. Otros siguen pensando que México se arrepentirá más temprano que tarde por este golpe de timón; pero tampoco tienen forma de quemar sus puentes y arrojarse a la aventura de mudarse de país a empezar de cero, como amagaron.
La realidad es que ahora, una vez pasada la campaña y la elección, es momento de dejar de insultarnos, en la calle, en el Facebook y en el Twitter, y comenzar a trabajar por el futuro de este país; porque si se lo dejamos únicamente a AMLO, la decepción será mayúscula.
La plaza se defiende… Con sangre, si es necesario
Una de las lecciones que dejó el 1 de julio de 2018 es que Puebla dejó de ser bastión. Puebla ya no es bastión para los panistas en la capital y la zona metropolitana, y ya no lo es para el priismo en el interior del estado.
Sin embargo, la pelea por la plaza y por lo que esto significa, especialmente, para el grupo morenovallista, es que el territorio hay que defenderlo, aún con sangre si es necesario.
Dos asesinatos, 60 casillas vandalizadas y atracadas, un paquete electoral robado, una detención de 11 personas afines a Morena que terminó en un “disculpe usted”, es sólo un botón de la pugna por el poder. Esto sin contar a los asesinados y encajuelados.
En Puebla, la elección se ha teñido de rojo por lo que fue la jornada electoral más violenta en su historia. Al menos, en su historia reciente y los poblanos, deberíamos prometernos como sociedad, no permitirlo más.
Martha Érika vs Barbosa: Bienvenidos a la judicialización
El resultado emitido por el conteo rápido y que, hasta las 7:00 horas de este lunes, estaba respaldado por los datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares, nos advierten una cosa: la gubernatura de Puebla se resolverá en los tribunales y no en las urnas.
La ventaja es de apenas 3 puntos para Martha Érika Alonso Hidalgo, de la coalición Por Puebla al Frente sobre Luis Miguel Barbosa Huerta, de Juntos Haremos Historia. Esta diferencia es suficiente para que el morenista judicialice la elección y pelee en la mesa una eventual victoria.
Serán meses arduos para los equipos legales que, de entrada, muestran a un fuerte aliado para Morena en la figura de Santiago Nieto, ex titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), que estuvo en Puebla todo el domingo para apoyar y asesorar a la gente de Barbosa Huerta.
Así, el pronóstico también se cumplió. El choque de las estructuras se dio y ahora, serán los jueces quienes decidan quien tiene la razón; lo cierto es que el llamado de Martha Érika Alonso a evitar, justo, ese proceso, dice más de su “victoria” de lo que ella misma quisiera decir.
Clasificado: Juan Carlos Natale nos vio la cara
Si usted revisa el PREP, notará que los votos del Partido Verde al Senado de la República permanecen tanto

para Geraldine González como para Juan Carlos Natale. Sí, así es. Juan Carlos Natale pudo ser votado pese a que declinó públicamente por Nancy de la Sierra y Alejandro Armenta Mier, de Morena.
¿La razón? Es simple. Fuentes al interior del Partido Verde confirman que pese a la renuncia mediática del exdirigente de este partido, esta jamás se concretó ante las autoridades electorales; por lo que Juan Carlos Natale no sólo mantuvo su posición, sino sus prerrogativas.
En efecto, le vio la cara a los poblanos. Así de tramposo juega el “niño verde” poblano. Se lo dejo por si después, desde Morena, quiere llegar a pedirle el voto otra vez.
Twitter: @garturocc