IVA del 8% a Quintana Roo, por Marco Antonio García Granados

Al retomarse el tema de la reducción del IVA para la franja fronteriza del sur de México, que como se sabe, quedó excluída del esquema de la Secretaría de Hacienda en el gobierno de Enrique Peña Nieto, la senadora del PAN, Mayuli Martínez Simón, insistió que los legisladores propondrán y analizarán la viabilidad de reducir el Impuesto al Valor Agregado al 8%

Se propuso que todos los estados que colindan con Cancún y Quintana Roo, disfrutarán de la prebenda, mientras que sus homólogos de Morena propondrán que los municipios fronterizos con países centroamericanos obtengan dicho beneficio.

Hace un año a los pocos días de haber protestado como senadora, Martínez propuso reducir el IVA sólo para Quintana Roo, aunque el partido de López Obrador no apoyó el proyecto.

Sin embargo, la panista propuso extender el beneficio a otros estados en los que se debe calcular el impacto que tendrá en la recaudación federal, pues la medida de ser aprobada, sería aplicada en Tabasco, Chiapas Campeche y Quintana Roo, en un total de 23 municipios.

En 2018 cuando Acción Nacional presentó la propuesta para disminuir el IVA de 16 a 8 por ciento, la principal justificación fue que el estado gozó durante más de una década de una tasa de 11 puntos de este gravamen, lo que permitió consolidar inversiones y generar una industria comercial atractiva tanto para el turismo nacional y extranjero.

Sin embargo, cuando en el 2014 la reforma fiscal del gobierno federal homologó la tasa del IVA a 16 por ciento en todo el país, incluidas las fronteras norte y sur, originó una fuerte disminución en el nivel de vida de ciudadanos que habitan en estas zonas.

Precisó que después de elevar el IVA a esa tasa del 16 por ciento, en la Riviera Maya se registró un aumento de al menos 10% en las tarifas hoteleras, lo que impactó en el turismo de la región y de forma consecuente, a los habitantes y comerciantes de la zona.

Lo más redituable de esa propuesta, expuso la senadora del PAN.es que Morena reitera que el beneficio del IVA no sólo debe aplicaren Quintana Roo, sino para cuatro estados del sureste del país, que supone un impacto mayor en la recaudación del gobierno federal donde deben hacerse los cálculos para determinar qué tanto afectará a los ingresos de la administración pública.

Adujo que el panorama no parece ser el más óptimo para que el gobierno actual prescinda de ingresos fiscales que obliguen a castigar aún más el presupuesto de las entidades federativas.