El violador eres tú, y su tren del mame, por Guillermo Castillo

En redes sociales se han viralizado decenas de videos que satirizan el performance “Un violador en tu camino”, con imágenes que provocan risa.

Si al leer la frase “el violador eres tú”, sabes de qué estoy escribiendo, es altamente probable que eso sea producto de las decenas de videos que se han vuelto virales en los últimos días, a través de las redes sociales.

Sin embargo, ¿Cuánto sabes de este “canto feminista” y su tonada pegajosa? ¿Qué imagen es la primera que te viene a la mente?

Déjame adivinar ¿Tal vez sería la del gatito moviendo la cabeza como un rockero, la escena de “Dónde están las rubias”, la cucaracha dando vueltas en una secadora, el chico bailando “sexy” frente a la cámara de un periodista, el mix de la era del hielo, la chica que intenta “robar cámara” durante el performance en San Luis Potosí o la burla vergonzosa hecha por jugadores del América?

Si la respuesta estuvo entre alguna de estas u otra similar; entonces, no hemos entendido de qué se trata y caímos, otra vez, en la triste realidad de que, al menos en México, tendemos a subir TODO, absolutamente TODO, al “tren del mame”.

Y es que anoche, antes de dormir, leí un comentario que me dejó pensando. Palabras más o palabras menos, señalaba algo como esto: “si tú eres de los que compartes memes y videos del canto feminista, entonces eres parte del problema y tal vez no seas el violador, pero sí eres cómplice. Te quejas de las protestas violentas de las feministas, pero también te burlas de su canto”.

Esto me cayó de peso y es que, sí, los videos de sátira de canto feminista sí son graciosos. La combinación de la tonada, con el ritmo que le ponen y la imagen, hacen reír, para eso están creados; pero como pasa en todos estos casos, no sólo le restan importancia a casos tan graves como el feminicidio y el abuso contra las mujeres, sino que desvían, otra vez, la atención de la discusión central.

En este caso, hay que decir, la culpa no es de las chicas feministas que, ahora, no rompieron un solo vidrio ni pintaron algún monumento histórico y que tomaron la inspiración de las activistas chilenas de La Tesis, para gritarle a todo el país que las mujeres están siendo violentadas y que no sólo las violentan en su casa, en su trabajo o en la calle, sino en las instancias de gobierno cuando deciden denunciar.

Seguramente, al llegar hasta aquí, ya pensaste que estoy exagerando y que estoy loco, que ya me contaminó el espíritu “feminazi”, que si eres hombre, jamás has violado a una mujer y que si eres mujer, jamás te ha tocado una agresión ni has sido cómplice de otra; pero ese no es el punto.

Al menos, desde mi punto de vista, tengo que pensar que mi esposa, mi hija de tres años, mi madre, mi abuela, mis primas, tías, sobrinas y amigas, son víctimas potenciales de la violencia y que no tengo forma evitar que lo sean; porque hay gente que, por el simple hecho de no ser gente cercana a ellas, no les importará si les pasa algo.

Por eso, si quieres seguir en el “tren del mame” de la canción feminista, está bien; pero al menos, hazlo con la conciencia de lo que cantas, de la terrible realidad que tenemos en Puebla y en el país, respecto a la violencia de género, porque –si no recuerdas– Puebla tiene activa una alerta de género que no ha servido para nada hasta ahora.

Bien por el gobernador Barbosa

Si algo hay que reconocerle al gobernador Miguel Barbosa Huerta es que no se anda con medias tintas y discursos políticamente correctos en cosas sensibles.

En menos de una semana, le he escuchado ya dos temas: el retraso en las patrullas que rentó y la extorsión de policías a paisanos que vienen a pasar las fiestas a Puebla.

Apenas este martes, advirtió que a los policías extorsionadores “se los va a chingar”. Yo digo: qué bueno, porque sí los hay y afectan a muchas familias; pero ahora, toca también a las víctimas denunciar, para que sus victimarios paguen las consecuencias.

Estas palabras pueden sonar fuertes para muchos, pero son necesarias para poner orden y había que hacerlo ya, desde el inicio. Ahora, lo que sigue: que las palabras se vuelvan hechos.

Hasta la próxima.

Twitter: @garturocc
Facebook: Guillermo Castillo
www.en-vivo.mx
Correo: guillermocastillocam@gmail.com