Economía de México solo crecerá 0.4%, estima el Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó la perspectiva de crecimiento de México para este año hasta situarla en un 0,4%.

Es una reducción de cinco décimas respecto a la estimación que hizo el organismo hace tres meses, según muestra el informe Perspectivas de la Economía Mundial publicado este martes.

En este contexto de deterioro, el organismo internacional advierte del impacto de los recortes presupuestarios implementados por el Gobierno así como de la caída de la inversión. Algo más optimista de cara a 2020, la entidad prevé que el país crezca un 1,3%, gracias a una recuperación en la demanda doméstica.

En medio de un frenazo general en Latinoamérica y gran parte del mundo, el informe apunta a factores específicos del país, como la «incertidumbre» de las políticas implementadas por la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador y el bajo gasto presupuestario, para explicar la desaceleración en la primera mitad del año -apenas un 0,1% de crecimiento en el segundo trimestre-.

El sexenio arrancó en diciembre de 2018 con la cancelación del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, una decisión muy criticada por la cúpula empresarial del país, y con una política de austeridad que ha afectado a sectores clave como la sanidad o la investigación.

La publicación del informe llega tres días después de las conclusiones preliminares de la visita hecha por una delegación del FMI al país, pendientes de ser aprobadas por el Directorio Ejecutivo del organismo.

En ellas, la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se lleva una de cal y otra de arena tras poco más de diez meses en el poder. La delegación alerta de la baja capacidad recaudatoria -un 16% sobre el PIB frente al promedio del 34% de la OCDE- y coloca como «prioridad principal» el aumentar los ingresos no petroleros.

Hasta ahora y pese a las opiniones de expertos en finanzas y de algunos funcionarios de su propio Gobierno, López Obrador se ha resistido a aumentar la presión tributaria y ha pospuesto cualquier reforma a la segunda mitad de su mandato.

Más allá del frente fiscal, las conclusiones son muy críticas con la política de rescate de Pemex, la muy endeudada petrolera estatal que es un foco de atención principal del nuevo Gobierno. Las autoridades están impulsando la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, al sur del país, como parte de un plan para reflotar la caída de la producción.

Las conclusiones critican la apuesta de las autoridades por las inversiones en la refinación de petróleo por considerar que acarreará pérdidas económicas. Recomiendan, en cambio, ampliar la colaboración con la iniciativa privada en materia de exploración y extracción.

Pese a las advertencias, hay margen para el optimismo. El FMI proyecta un crecimiento del 1,3% para 2020, seis décimas menos que en su previsión de julio pasado. La cifra roza la previsión del Gobierno mexicano, situada en una horquilla entre el 1,5% y el 2,5%. En cuanto a las conclusiones preliminares, estas valoran el «compromiso» de las autoridades con la estabilidad fiscal y la política de reducción de tasas de interés implementada recientemente por el Banco de México.

A finales de septiembre, la institución bancaria redujo en un cuarto de punto la tasa de interés hasta situarla en un 7,75%, la segunda reducción en poco más de un mes tras cinco años sin cambios.